Madres estoicas

Sincrónicamente, cada día de las madres me encuentro con grandes sorpresas que mi mamá y el Universo ponen para mi; este año iniciaron el 9 de mayo con una maravillosa meditación, que evocaba a recordar a mamá y conectar con ella al cerrar los ojos y adentrarme en una visualización. Al día siguiente, el clásico festejo Coria con mis tías y primas. Para culminar con la maravilla de hacer realidad uno de mis más grandes propósitos: un pijamada con mi ahijada.

Hoy Lunes, me encuentro bien molida de dormir y jugar con mi chaparrita. Ahora entiendo que eso de dormir con niños en la misma cama es realmente un reto equivalente a una rutina de yoga intensa o de kick boxing, donde una es el saco de entrenamiento. Pero también, me encuentro relajada de haber sobrevivido unas horas de estrés en mi vida. A lo mejor estoy siendo exagerada, pero cada que me toca estar sola con mi ahijada quiero dar lo máximo, que ella disfrute mucho, que todo sea divertido, que aprenda algo de estar conmigo. Aunado a eso, también está ese temor de que le pase algo; de llevarla a los juegos y tener ojos por todos lados para cuidarla, que no le pase nada ni se le acerque nadie sospechoso porque la tengo que regresar completa (aunque a veces no la quiera regresar); de que coma bien y sano, pero también rico… Uff … le sigo… Ahora imagínense eso TODOS LOS DÍAS a la “n” potencia.

Es simplemente un enorme amor e inigualable, el que las mamás tienen a sus hijos para no perder el juicio y no quejarse; aguantando no tener ni un minuto a solas para esas cosas en que nos encanta perder el tiempo como: dormir, maquillarse y arreglarse, tomarse un café/té en silencio, leer (un párrafo tan siquiera), o mínimo ir al baño SOLAS!

No hay más, son estoicas. Tienen esa fortaleza y dominio sobre sí mismas… sobre uno y sobre la situación.

Mamás y futuras mamás… una reverencia solemne a todo lo que cada día hacen y deshacen, por sacar adelante a sus hijos y a su familia. Además, dudo que esto termine en la muerte, porque mi mamá se asegura de apapacharme, escucharme, responderme cuidarme y enviarme uno que otro pellizco, chanclazo y lección desde donde ella esté.

(OMSaiRam)

2 comentarios en “Madres estoicas”

  1. “…quiero dar lo máximo, que ella disfrute mucho, que todo sea divertido, que aprenda algo de estar conmigo…” no solo se trata de ser divertidos y que estén feliz, no todo tiene que ser divertido, también de debe enseñar respeto, limites y un mucho de lo poco bueno que tenemos dentro. A Vale le todo una buena madrina y la verdad es que tú la tienes mucho más fácil, te toca ser la amiga no la mamá, confesare algo siento un poco de envidia por ella, me toco saber lo que era tener una madrina para cumplir tus caprichos, que bueno que a ella le quedan años de ese camino (de mi madrina y mi familia también me siguen llegando algunas lecciones).

    PD no te preocupes tato si un día regresa con su mamá con un raspón o un ojo morado, no pasa nada, eso es parte de lo divertido. ¡Total va a sobrevivir!

    Le gusta a 1 persona

Responder a Illari - IaiaYayos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .