Imágenes

Mi primera experiencia en pole…

Hace poco pasé por Plaza Tepeyac (en DF) y recordé que fue ahí mi primera experiencia en el pole.

Tenía apenas 4 años, creo; cuando en el kinder nos llevaron a una excursión a la Estación de Bomberos que está al lado de esa plaza, todos mis compañeros al igual que yo estábamos impresionados con el techo tan alto y los camiones rojos y enormes como los de las películas. Nuestro guía era uno de los bomberos, con su traje amarillo y casco, en su papel total.

Al final del tour el bombero guía nos preguntó: “Entonces niños, ¿quién quiere ser bombero cuando sea grande?”; y ahí vamos todos los chiquillos levantando las manos. “¡Ah sí! – continuó el bombero – …pues vamos a tener su primer entrenamiento, ¡bajemos por el tubo de bomberos!”.

¡Válgame! Temblé… me dio pavor aventarme por ese hoyote solo agarrada del tubo plateado… mejor las escaleras. Escogieron 4 o 5 niños recuerdo, y entre esos no se porque uno de los bomberos cargó (sin pedir opinión) a la güerita de dos colitas que de por si ya blanca ahora estaba sin chapitas, pálida del miedo.  Me escogieron a mi. Y que nos lanzamos…

La bajada se me hizo eterna. Creo le enterré mis uñitas al bombero. ¡Qué miedo! No recuerdo bien, todo giraba, y aún en el piso el bombero no me soltó porque me vio mareada. “¡Uff… sobreviví! – pensé”.

!Quién iba a pensar que 23 años despúes iba a terminar siendo polera!

Tal vez empezando algo nuevo…

Hace unos meses me topé con el blog de una amiga y me pareció interesante que tuviera esa forma de comunicación con sus amigos y familiares ya que ella vive lejos.  Aunque yo estoy cerca de mi familia y algunos amigos, vi la posibilidad de finalmente compartir todo lo que escribo en mis libretas, con ellos y alguien más. Entonces, dije: “¡Es aquí!” … Donde comenzaré a compartir las ideas que tengo, mis pasiones, mis viajes, las frases que me gustan, algún inicio de novela… y en si … una gran parte de mi.
Mi blog es una mezcla de un sin fin de cosas raras; cosas que me inspiran y que espero los inspiren a ustedes a realizar e ir por aquello que desean y aman. 
Me encanta escribir… me desahogo escribiendo… me small
y lo hago porque a veces uno olvida quien es y nos perdemos con tantos estereotipos sociales que existen. Así que, cuando olvido, me gusta poder leerme en mis libretas y volverme a encontrar, reconociendo mi esencia y aunque soy cada vez un poco diferente, siempre soy mejorada.
Léanme…