Archivo de la etiqueta: aleer

¿Lo poemas son como las recetas?

Ando perdiendo el miedo a los poemas y queriendo entenderlos mejor. No sé si eso llegue a ser posible, tal vez hay poemas que están escritos para no ser comprendidos sino solo sentidos. Tras leer “Lector a domicilio” de Fabio Morábito, sin querer queriendo mi incursión en el mundo de los poemarios toma un curso menos intimidante y más interesante.

Creía que todos los poemas, por el sólo hecho de serlo, eran obras de arte y por lo tanto exquisitos todos sin excepción. Entiendo ahora que hay poemas bueno y malos, que la poesía me puede gustar mucho o dejar indiferente.

Eduardo, el lector a domicilio y protagonista de este libro me invita a llegar con él a una interesante reflexión: ¿los poemas son como las recetas?

“Son recetas de vida, digamos, y aunque no nos guste el platillo que describen, nos admira lo bien que lo describen. Todo el gusto de la poesía está en eso.”

O… Los poemas no son como las recetas…

“…porque las recetas sólo tenían sentido tomadas como un todo, al revés de los poemas, que podían leerse de manera fragmentaria, sin la obligación de terminarlos; uno podía deternerse a media lectura, fascinado por cuatro o cinco versos, y releerlos una infinidad de veces, olvidándose del poema… Una receta, en cambio, no puede truncarse a la mitad porque el platillo no sale o sale mal”

Mmmmmh, yo sí me he quedado prendada de un par de versos y los releo hasta olvidarme del resto. En cuánto a esta última idea, creo que una receta puede truncarse y modificarse, transformarse y hasta mejorarse. Pero, ¿un poema?

“Los poemas son un todo, como las recetas de cocina; no se vale decirlos a medias o recitar un par de versos, hay que tomárselos en serio como el poeta que los escribió y que luchó hasta la última línea antes de darlos por terminados.”

¡Rayos! La única conclusión a la que llego es que tal vez leo y cocino muy parecido. Como solo yo quiero.

Y ustedes… ¿qué piensan?

EL CUENTO DE LA CRIADA (reseña)

El mes anterior leí ” El cuento de la Criada” de la escritora canadiense Margaret Atwood y, admirada por los temas tan trascendentales que aborda habiéndose publicado en 1985, me dejó reflexionando: ¿hemos avanzado lo suficiente como sociedad o estamos encaminándonos a una distopía?

Margaret vivía en Alemania Occidental cuando escribía esta novela en 1984, aún faltarían 4 años para que se derribara el muro de Berlín. Esto influyó directamente en la escritora que a diario experimentaba la cautela, los silencios y cambios de temas; la forma de transmitir información de manera indirecta y la sensasión de sentirse vigilados.

En la novela, la población humana se está reduciendo y la infertilidad es motivo de alarma. Se establece un régimen teocrático, cada persona de acuerdo a género y status social tienen una función. Se suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Las hembras fértiles son llamadas Criadas y son tratadas como objeto y su única función es dar a luz.

Una de estas Criadas es nuestra protagonista (Defred) y gracias a sus memorias empezamos a darle forma a la indeseable sociedad de la República de Gilead en la que ahora vive. Como si ella escribiera en su diario; sin pies ni cabeza, entrelazando historias cortas, pensamientos y hechos reales pasados y presentes, se tratan escondidos entre las palabras temas como: religión, libertad, derechos humanos y principalmente el trato a la mujer.

Por este último tema, podría considerarse una novela feminista, a lo que la autora responde: “si quiere decir una novela en la que las mujeres son seres humanos – con toda variedad de personalidades y comportamientos – y además son interesantes e importantes y lo que les ocurre es crucial para … la trama del libro… Entonces sí.”

Quedé tan impresionada y el final redondea tan bien la novela que me sigo cuestionando si este “feminismo” que estamos viviendo y violencia a la mujer ya ocurrió o lo estamos haciendo cíclico. Los testamentos (2019) es la segunda parte de este libro y ya ansío leerla.

#aleer

Leer poesía

Ayer fue el día de la poesía, yo casi no había incursionado en este género, pero hace poco he terminado algunos poemarios de dos mujeres contemporáneas y encontré la experiencia muy enriquecedora.

No sé mucho de poemas, la mayoría de las veces los hayo muy retorcidos e inentendibles. Pero estos de Rupi Kaur o de Lang Leav son tan sencillos pero ricos en contenido, tan actuales; que me identifiqué con varios de ellos y me hicieron la experiencia más llenadora.

Leer poemas me pareció muy relajante. A veces una novela, un libro histórico o uno científico se nos llega a hacer tedioso. Es entonces cuándo tener un poemario a la mano es muy práctico. Leer párrafos cortitos llenos de inspiración me ayuda a despejar mi mente después de una semana muy pesada de trabajo. O escucharlos mientras manejo me llena de energía y me saca sonrisas. Con estas dos autoras, me vi identificada, daba gritos de emoción porque por fin alguien sentía lo que sentí en mis veintes, bombardeada de prejuicios sociales en ese paso de joven a adulto. Ciertamente, ambas autoras las recomiendo para mujeres y para que las mamás los lean con sus hijas o se los regalen.

Si me pueden recomendar más poemarios, se los agradezco; también Pablo Neruda me gusta mucho, pero ese es otro blog… Y si leen Lang Leav o a Rupi Kaur, cuéntenme qué les parecen y cuál de sus poemas fue son de sus favoritos, porque se que van a tener muchos que les encantarán.

#aleer

*NOTAS: Yo leí de Rupi Kaur “Milk & Honey” y “El sol y sus flores”; y de Lang Leav “Love Looks Pretty on You”

7 Ventajas de los audiolibros

Para los que siguen pensando “¡Ay no, pero nada como un buen libro y su olor!” (viejo o nuevo). ¡No se hagan! ¿Cuántos en realidad leen al año?

CEO ‘s y grandes líderes leen mucho; y aunque me considero una ávida lectora, estarán de acuerdo conmigo de que el día a día a veces no te da gran espacio para leer. Igual empecé escéptica, con el mismo rollo de que nada se compara a un buen libro en tus manos. ¡Pero ahora me encantan! Y en 3 años he escuchado más de 50 libros de todo tipo; desde psicología e historia, hasta novelas y poemas.

He aquí algunas ventajas que yo encuentro en los audiolibros, a ver si los convenzo:

  1. Desarrollar el sentido del oído – Escuchar con atención.
  2. Aprovechar el tiempo – Mientras manejas, lavas los trastes, cocinas, doblas la ropa, haces ejercicio, caminas, haces fila… hay muchas cosas que puedes hacer mientras escuchas un buen libro.
  3. Aprender – Absorber conocimientos de lo que quieras.
  4. Repetir – Una vez que tienes el libro en tu biblioteca, puedes escucharlo cuántas veces quieras.
  5. Económico y ecológico – Puedes comprarlos uno a uno y son más baratos o, por una mensualidad puedes leer más libros que los que compras. Además contribuyes a no usar papel, ni acumular cosas en tu casa.
  6. Practicar tus idiomas – Porque no intentar con libros en otros idiomas para mejorar tu oído y ganar vocabulario.
  7. Ampliar tus horizontes: aunado a que lees en varios idiomas, puedes elegir cualquier tema y autor. A veces libros de psicología, finanzas o historia son más digeribles en formato de audiolibro.

En fin, Tendrás así siempre un libro a la mano, en el celular o tablet o computadora. En vez de andar en redes sociales o comprando online… ¡Escucha un libro!

#aleer

*Yo empecé con una aplicación que me parece genial y ahora uso dos principalmente (Audible y Storytel ); pero hay muchas opciones: Google Play Books, Apple Books, Ivoox, Spotify, Audiobooks… No todas las conozco, pero si las usan me cuentan por favor.

#aleer – BIOGRAFÍAS/autobiografías

Después de leer “Leonardo da Vinci “de Walter Isaacson, me seguí con este mismo autor y su serie de biografías de grandes genios; Einstein y Steven Jobs. Luego, tropecé con la autobiografía de Michelle Obama (“Becoming“). Llegué a “Nosotras. Historias de mujeres” de Rosa Montero para conocer mini biografías de muchísimas mujeres muy interesantes. De ahí, Rosa me indicó el camino en su libro “La ridícula idea de volver a verte”; y me reveló que, al igual que ella, también me gusta mucho leer biografías.

Así pues, les explico con mis palabras y algunas de mi favorita Rosa Montero (RM), por qué es bonito leer biografías y algunas ventajas que yo les encuentro.

RM -“Soy una aficionada a las biografías: son cartas de navegación de la existencia que nos avisan de los escollos y de los vacíos que nos esperan.”. Es ver perspectivas sociales inimaginables. Te muestran otras opciones, otros caminos, otros errores, pistas o inspiraciones. Ya tú decides si las sigues, o mejor te das la vuelta y dejas en visto.

RM -“Por lo general en las biografías hay ese silencio, ese vacío. Como si uno se ausentara de su propia vida”. Y es ese momento en el que te hundes en la vida de otro, un gran respiro. Salir por unos minutos/horas de tu vida, problemas, agobios, ansiedades, emociones, sueños… Yo creo que es reconfortante. Y si la vida de esa persona que lees te resuena en algo personal, no solo te pierdes un momento, sino mejor aún… capaz que te encuentras , y te empiezas a sentir entendido y acompañado.

RM -“Retocar nuestras biografías para darle una apariencia de orden al absoluto caos de nuestra existencia” . Tal vez, esto sea de lo más atractivo para mi. Autobiografiarse creo es poco fácil porque te enfrentas a tu pasado y tal vez no seas un juez tan imparcial. Sin embargo, ese viaje te puede llevar a ordenar tus ideas, entender tu recorrido y agradecer tu presente. A lo mejor hasta replantearte tu siguiente movimiento.

RM -“...hay algo que siempre se repite y que me resulta bastante desolador. Resulta que el periodo de la infancia de los biografiados suele ocupar un amplio espacio; luego viene la juventud y la madurez que abarcan montones y montones de hojas… Pero llega un momento… en donde todo parece vaciarse, acelerarse o comprimirse…cuando se alcanza la vejez se diría que lo que les sucede interesa poco.” Este efecto es tan cierto, que yo ya hasta planes ando haciendo para escribir mi autobiografía en mi vejez. Aunque de cierto modo con tantos cuadernitos escritos por aquí y por allá, espero mi vida sea algo más sencillo de recapitular. Sobre esto solo diré que creo en la vejez uno tiene más conciencia de las muchas historias que hay por contar. ¡Empiecen a escribir sus “queridos diarios”!

Leer biografías nos ayuda a ser más empáticos, a salir de nuestra limitada burbuja de opiniones personales y en vez de juzgar, ver la vida de otros como otras perspectivas. Anímense! Aquí algunas que he leído y les recomiendo:

  • “Confieso que he vivido” de Pablo Neruda
  • “Gabriel García Márquez. Una Vida” por Martin Gerald
  • “Leonardo da Vinci” por Walter Isaacson
  • “Einstein. Su vida y su universo” por Walter Isaacson
  • “Steve Jobs” por Walter Isaacson
  • “Becoming” de Michelle Obama
  • “Nosotras. Historias de mujeres” por Rosa Montero
  • “Secretos del hombre más rico del mundo: Carlos Slim” por José Martínez.
  • “El diario de Ana Frank” de Ana Frank
  • “Cartas a Théo” de Vincent Van Gogh