Edward Hopper y Alain de Botton- Hablando del confinamiento y de viajes

La soledad fue el tema más abordado por este pintor del siglo XX, que inspirado por los impresionistas y post-impresionistas del París bohemio; evolucionó su arte de un expresionismo a un realismo más ícono de la modernidad estaudounidense. Pero, no caigamos en conceptos de arte. Regresando a la soledad; Hopper, siendo introvertido, se sentía atraído a espacios silenciosos que sugieren melancolía y que nos muestran a nosotros mismos nuestro lado más vulnerable.

En su libro “El arte de viajar”, el filósofo Alain de Botton explica a través de las pinturas de Hopper, como nos estamos limitando con el concepto “lugares de viaje” solo a los destinos. Pero, qué pasa con los aeropuertos, las salas de espera de estaciones de autobús/tren, las gasolinerías y hoteles/moteles de carretera, las cafeterías de camino? Esos también son lugares de viaje y aunque no parezcan, resultan interesantes si nos atrevemos a disfrutar nuestro paso por estos lugares en la contemplación de nuestro ser.

A qué voy con esto. Pues parece que: al confinamiento y a los viajes los une una delgada línea: la soledad. Pensemos ¿por qué viajamos? No solo para conocer. También para escapar de un lugar, de una persona, de un recuerdo, de una rutina… Y cuándo ya viajamos demasiado, ¿no nos da melancolía por el hogar y queremos ya regresar? A lo nuestro, a nosotros, a estar solos. Irónico; pero en todo momento, queremos rechazar la soledad para no enfrentarnos a nuestro interior, y terminamos en ella misma nuevamente.

Mi idea es, que los cuadros de Hopper sean inspiración para no dejar atrás este ejercicio de instrospección y revaloración de la vida que la pandemia nos trajo. Que reactivemos un turismo consciente, más responsable y comprometido. Observemos al revés, de afuera hacia adentro, en la llamada:

“paradoja del aislamiento en medio de la visibilidad.”*

Sociólogo Richar Sennet

Aquí repliqué 3 fotos de Hopper durante uno de mis viajes de negocios. Sola pero no sola.

20 TIPS PARA SER MÁS COMO LEONARDO DA VINCI?

Esta lista no la he hecho yo; la recopilé de la biografía de “Leonardo da Vinci” de Walter Isaacson y me parece muy puntual compartirla, aunque un poco tarde, ya que ayer 2 de mayo se cumplen 501 años de su muerte. Además de que soy muy fan de este genio, y ahora más después de leer esta biografía y estudiar sus obras.

Espero los inspire, aquí van 19 ideas del libro y una mía al final.

  1. Tenga una curiosidad obsesiva e intensa.
  2. Busque el conocimiento por sí mismo, por placer (no todo debe ser útil).
  3. Conserve la capacidad de asombro de un niño.
  4. Observe. Empiece por los detalles. Vea las cosas que a simple vista no se ven.
  5. Métase en berenjenales. Le permitirán buscar soluciones.
  6. Distráigase.
  7. Respete los hechos. Y después de una hipótesis rechazada , haga otra.
  8. Deje las cosas para más adelante. Siempre y cuándo esto implique: recopilar información, meditar y después actuar.
  9. Que lo perfecto sea enemigo de lo bueno.
  10. Piense visualmente (visualizar siempre es clave).
  11. Evite los compartimentos estancos. Es decir, ilimitados y tienda a la interdisciplinariedad.
  12. Tenga ambiciones desmedidas. Imagine.
  13. Recréese en la fantasía
  14. Hay preguntas que nunca resolveremos. Pregúntese: Por qué?
  15. Cree para usted, no solo para el cliente.
  16. Colabore (en equipo). El genio comienza por el talento individual, pero la innovación y creatividad es esfuerzo colectivo.
  17. Haga listas de cosas raras.
  18. Tome notas en papel.
  19. Abrace el misterio, no todo debe tener líneas definidas.
  20. Escriba y dibuje sus sueños e ideas.

Quieren entender los tips un poco más? Pues… A LEER!undefined

Querido diario…

El año pasado siguiendo un reto de 40 días de Gabrielle Bernstein, comencé a escribir todos los días en las mañanas y en las noches en un cuaderno. ¿Qué escribía? Lo que fuera. Lo que se me ocurriera, lo que estaba pensando, alguna frase que me motivara, lo que había soñado…

El reto culminó en diciembre pasado, y fue seguido por un curso de “Dinámica Mental” con Rosa Argentina Rivas Lacayo (otra de mis maestros espirituales). En este curso nos instruyen, entre muchas otras técnicas para el control de nuestros pensamientos, a recordar los sueños; y es así como seguí la idea de continuar escribiendo a diario.

Llegó enero 2019 y decidí tomar el reto de 365 días. Bueno, pues la mitad de 365 es 182.5 , pues el 1 y 2 de julio es mitad de año. Es decir, ¡ya llevo medio año escribiendo DIARIO!

Cuaderno y medio después, y ahora con el “bonus point” de dibujar (como mejor pueda hacerlo) tal como Da Vinci* lo hacía, entiendo que grandes pensadores y filósofos en la historia llevaban cuadernos/diarios para anotar y/o dibujar sus ideas y sueños. Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel y Albert Einstein, llevaban un diario. Gurús actuales como Seth Godin y Gabrielle Bernstein lo hacen también. Y esto es porque: en los sueños, en el inconsciente, llegan esas ideas locas que resultan un éxito; esa inspiración que tanto esperabas y que sino la anotas… se te va. A media noche o dando una cucharada al tiramisú, o un sorbo a ese delicioso vino… Haz un alto, date cuenta y escríbelo.

Quiero compartir esta idea, que aunque parece cursi, puede ser una gran terapia y el inicio de algo. Del papel a los grandes escritores e inventores hay una brecha que está por difuminarse, solo depende de ti. Escribir ayuda a desahogarse, a ver claro las cosas/decisiones, a decir la verdad ante ti mismo, a respaldarnos y ganar confianza, a tener un amigo más en ti (ahí está Anna Frank).

Al escribir, se me ocurrió este blog y el de shewearsmalbec.com; miss #sabadosdearte, mis instagram (@iaiayayos y @shewearsmalbec)… y muchas cosas más que poco a poco compartiré.

Solo necesitan papel y pluma… Nadie tiene que saberlo o verlo … hasta que estén listos… ¿Por qué no intentarlo?

Sábados de arte

Llevo ya dos módulos de cinco en mi diplomado en Historia de Arte, y no fue hasta el inicio de este segundo módulo, que empecé con la idea de hacer rutinario los #sabadodearte.

Estudio arte como terapia y porque no me dejaron vivir esa vida bohemia que tanto quería y que ahora, sí puedo y quiero, la costeo jaja. En fin, agradezco haya sido así… por algo pasan las cosas, y ahora la estoy disfrutando mucho y desde una nueva perspectiva.

Entre mis definiciones favoritas de arte está: “El arte es la capacidad transformar lo ordinario, en extraordinario”. Y en realidad, es muy sencillo entenderlo, y lo mejor es que lo entiendes a tu manera… no hay en realidad reglas, porque “el gusto se rompe en géneros”.

Otra definición que me gusta es la del gurú de marketing Seth Godin: “El arte es un don personal que cambia de receptor.” Porque se comparte y se realiza para inspirarse e inspirar a otros.

Una obra de arte no se mira… se contempla.

La historia del arte no juzga… constata.

El arte permite entender más nuestra historia/evolución y nuestra forma de pensar. Te hace ver la vida diferente y querer vivirla a tu manera y bajo tu inspiración.

¿Dónde publico? En mis insta-stories o facebook-stories (historias de instagram y facebook), obvio cada sábado que voy a mi clase.

Síganme y disfruten de los #sabadosdearte conmigo…

https://www.instagram.com/iaiayayos/

GRACIAS a mis maestros espirituales

Ayer fue día del maestro en México, y a mi me dio por agradecer a mis maestros espirituales que me han enseñado a abrir mi mente, a escucharme y conocerme más, a romper paradigmas para ver y vivir mi vida de manera diferente.

Con esto, vino a mi mente la introducción del libro de una de mis gurús espirituales, la escritora Elizabeth Gilbert…

Japa mala hindú

“El  japa mala tradicional tiene 108 abalorios. En los círculos más esotéricos de la filosofía oriental el número 108 se considera el más afortunado, un perfecto dígito de tres cifras, múltiplo de tres y cuyos componentes suman nueve, que es tres veces tres. Y tres, por supuesto, es el número que representa el supremo equilibrio, como sabe cualquiera que haya estudiado la Santísima Trinidad … El caso es que todo japa mala tiene un abalorio de más, un abalorio especial —el número 109— que queda fuera del círculo equilibrado que forman los otros 108, colgando como un amuleto… Cuando estás rezando y lo alcanzas con los dedos, debes interrumpir la concentración de la meditación para dar las gracias a tus maestros. Así que aquí, en mi abalorio 109, me detengo incluso antes de haber empezado. Quiero darlas gracias a todos mis maestros, que han aparecido en mi vida, a lo largo de este año, de la manera más variopinta.” – Elizabeth Gilbert en su libro Comer, Rezar y Amar

Aún me falta mucho por recorrer, pero mientras agradezco esta jornada de iluminación y conocimiento a ellos, que de tanto leerlos, seguirlos y escucharlos me han fortalecido:

  • Mi mamá
  • Swami (Bhagavan Sri Sathya Sai Baba)
  • Tere Sánchez (mi amiga)
  • Elizabeth Gilbert
  • Brené Brown
  • Gabby Bernstein
  • Alain de Botton
  • Seth Godin
  • Rosita (Rosa Argentina Rivas Lacayo
  • Bob Proctor
  • Deepak Chopra

Algunos dirán que no he cambiado, pero el que a veces tengamos diversas formas de pensar o a veces recaídas, es simplemente parte de nuestra condición de humanos. Lo importante es seguir con nuestra disciplina espiritual (sea cual sea la que practiquemos), poco a poco, día a día… siempre para estar mejor mejor y mejor.

OMSaiRam

Curiosa mexicana: viajes&turismo/arte&naturaleza/poledancer/moda y vinos… Curious mexican: travel&tourism/art&nature/pole dancer/fashion and wine…

A %d blogueros les gusta esto: